Rivas Vaciamadrid, Madrid, Avda Velázquez 4, Local 7 / Tel: 912518236 – 610154567

¿QUÉ ES LA TERAPIA OCUPACIONAL?

La terapia ocupacional es un tratamiento especializado que se enfoca en la capacidad de un niño de lograr la independencia y participar en las actividades de la vida diaria, incluido el juego, el cuidado personal, la participación en la escuela / comunidad y la socialización. Estas “habilidades para el trabajo de la vida” son necesarias para garantizar vidas satisfactorias e independientes.

Los terapeutas ocupacionales (TO) usan su experiencia única para ayudar a los niños con desafíos socioemocionales, físicos, cognitivos, de comunicación y de comportamiento adaptativo. Las intervenciones diseñadas por terapeutas ocupacionales promueven el desarrollo saludable, establecen las habilidades necesarias y / o modifican los entornos, todo para apoyar la participación en las actividades diarias. Dado que el trabajo de los niños es jugar, es a través del uso de este medio que los terapeutas ocupacionales ayudan a los niños a aprender las habilidades necesarias. La terapia puede mejorar el potencial de un niño a lo largo de sus años de desarrollo y generar confianza en sí mismo y autoestima que dura toda la vida.

Las áreas de preocupación a menudo abordadas por terapeutas ocupacionales pediátricos incluyen:

  • HABILIDADES DE AUTOCUIDADO: Dificultad para alimentarse, bañarse, vestirse y asearse.
  • TRASTORNOS DE INTEGRACIÓN SENSORIAL: La hipersensibilidad o hipersensibilidad a sonidos, olores, vista, tacto, movimiento, gusto y dificultad con el sentido de conciencia corporal.
  • DIFICULTADES CON LA ALIMENTACIÓN Y OTRAS HABILIDADES DE MOTOR ORAL: Problemas para masticar, beber de una pajita o tolerar varias texturas alimentarias. Puede ser un “tiquismiquis con la comida”.
  • DESAFÍOS DE HABILIDADES DE MOTOR FINO: Dificultad para escribir, abrochar botones / broches, uso de utensilios y tijeras, y agarrar o recoger objetos pequeños.
  • PROBLEMAS CON LA COORDINACIÓN DEL MOTOR: Puede ser descoordinado, aparentemente descuidado, propenso a los accidentes, o “torpe”. Puede tener dificultades con actividades tales como ponerse a pata coja, atrapar una pelota o sentarse para atar los cordones de los zapatos. Puede vacilar o ponerse nervioso para probar nuevas tareas o actividades.

¿A QUIÉN VA DIRIGIDO?

Niños que tengan dificultades en:

  • El Desempeño diario.

  • Respuestas atípicas a las sensaciones

  • Déficit de percepción visual

  • Problemas de aprendizajes

  • Problemas de conducta

  • Dificultades en la alimentación

  • Problemas en la motricidad fina y/o gruesa

  • Otros trastornos como:

  • Trastorno del espectro autista (TEA)

  • Trastorno Generalizado del Desarrollo (PDD)

  • De déficit de atención (hiperactividad) (TDAH)

  • lesiones de la médula espinal

  • Los retrasos cognitivos / Desarrollo

  • Parálisis Cerebral (PC)

  • Prematuridad

  • Síndromes genético

  • Adopciones

 

 

INTEGRACIÓN SENSORIAL

¿QUÉ ES LA INTEGRACIÓN SENSORIAL?

La integración sensorial es la capacidad del cerebro para asimilar, procesar y organizar la información proporcionada por todas las sensaciones que provienen del cuerpo y del entorno externo. Así es como percibimos nuestro entorno y las personas y los objetos físicos en él, cómo relacionamos nuestro cuerpo con ellos, y cómo se relacionan entre sí. Debido a que nuestro cerebro utiliza información sobre imágenes, sonidos, texturas, olores, sabores y movimientos de una manera organizada, asignamos significado a nuestras experiencias sensoriales y sabemos cómo responder en consecuencia.

Para los niños con disfunción de integración sensorial, su sistema neurológico es incapaz de gestionar adecuadamente la entrada de la información proveniente de los sentidos, lo que hace difícil determinar qué está sucediendo dentro y fuera de sus cuerpos. Como resultado, un niño puede evitar sensaciones confusas o angustiantes, o buscar más sensaciones para obtener más información al respecto. Debido a que no pueden confiar en sus sentidos para darles una imagen precisa del mundo, no están seguros de cómo responder y pueden tener problemas para aprender y comportarse adecuadamente.

SEÑALES DE ALARMA

Algunas indicaciones de un posible trastorno de integración / procesamiento sensorial incluyen:

HIPER SENSIBILIDAD O HIPO SENSIBILIDAD TÁCTIL: evita tocarse, se niega a usar ciertas prendas, choca contra personas / cosas, prefiere agua de baño caliente, alta tolerancia al dolor.

HIPER RESPONSIVO O HIPO RESPONSIVO A LAS SENSACIONES DE MOVIMIENTO: Busca movimientos como balancearse, girar, saltar o temer movimientos, evita juegos activos, se marea muy fácilmente.

HIPER SENSIBILIDAD AUDITIVA: muy sensible o por el contrario no responde a ruidos fuertes o inusuales, volumen de voz inusualmente alto o bajo, se distrae con frecuencia cuando hay ruidos a su alrededor

NIVEL DE ACTIVIDAD MUY ALTO O BAJO: constantemente en movimiento o se mueve lentamente y se cansa fácilmente.

HIPER SENSIBILIDAD A OLORES O SABORES: tiene un repertorio limitado de alimentos que acepta, dificultad para tolerar varias texturas de alimentos, se le antojan sabores fuertes, le desagradan ciertos olores.

La terapia de integración sensorial parece un juego. Por ejemplo, puede ver a su hijo columpiándose (sistema vestibular), tirando de una cuerda para acelerar el columpio (sistema propioceptivo), atrapando juguetes de diferentes texturas (sistema táctil) y tirándolos en un balde (sistema visual), todo mientras usa un par de auriculares (sistema auditivo). La idea de la terapia de IS es emplear experiencias sensoriales terapéuticas cuidadosamente seleccionadas para mejorar la integración sensorial con el fin de mejorar el aprendizaje, el comportamiento y la calidad de vida.